Aumento de mamas, «Breast implant»

¿Cuándo nos planteamos el aumento de mamas?. La mamoplastia de aumento está indicada: por tener un pecho pequeño, el cuál desea aumentar, por pérdidas importantes de peso que han hecho que los senos cambien de forma y talla, después de tener hijos si las mamas han disminuido y/o perdido firmeza, si un seno es más pequeño que el otro, las areolas están a diferentes alturas ó existen asimetrías.

¿Qué factores debemos tener en cuenta antes de ésta intervención? Es importante tener en cuenta intervenciones anteriores, antecedentes médicos de interés que puedan afectar a dicha intervención, si hay antecedentes de enfermedad mamaria grave en la familia, tipos de medicaciones que se estén tomando.

¿Cómo se realiza la intervención? Mediante una incisión pequeña en la zona areolar ó axilar; una vez hecha, el cirujano hace un bolsillo debajo del músculo pectoral que es donde queda alojado el implante. La piel se sutura de manera que la cicatriz sea mínima.

¿Qué tipo de implantes utilizamos? Venimos utilizando desde hace unos meses prótesis redondas no texturadas de gel cohesivo por ser más seguras y las que recomiendan actualmente la mayoría de los organismos sanitarios internacionales (F.D.A. y Agencia Europea del Medicamento). Solo utilizamos la marca líder en el mercado, en función de las características de cada paciente. La marca cuenta con garantía de por vida del implante. Puede tener la tranquilidad de que son las prótesis más seguras que existen.

¿Dónde se practica la intervención? Será practicada en la Clínica Cermar con anestesia local y sedación y de manera ambulatoria ó bien en el Hospital Infanta Luisa permaneciendo una noche según lo requiera cada caso.

¿Cuánto dura la prótesis? El tiempo de duración habitual de un implante no suele ser inferior a 10-15 años y no debe ser mayor a 25años salvo en pacientes mayores de 45 años donde se considera que en la mayoría de los casos no será necesaria la sustitución. Durante éste tiempo el implante debe ser supervisado cada 2 años realizando mamografías de control cada 4 ó 5 años.

Desde hace más de diez años venimos utilizando la via axilar endóscopica con muy buenos resultados.

Las ventajas de esta vía son la ausencia de cicatriz en la mama quedando solo un cicatriz muy poco visible en el hueco axilar. Así mismo se preservan las estructuras anatómicas mejor que por otras vias tales como la areolar ya que no hay que incidir la glándula o la submamária puesto que no se abre el polo inferior de la mama. Es la técnica de elección en caso de lactancia posterior. Es una técnica que se puede realizar totalmente subpectoral, biplanar o subfascial ,en función de las caracteristicas de la persona y los deseos de la paciente.
Es una tecnica laboriosa no aplicable en todos los casos, realizada por pocos cirujanos pero que con la experiencia adecuada no conlleva complicacioes y por el contrario es probablemente la que más satisfacción proporciona a nuestras pacientes operadas.»